Afrontando retos: “Lo tienes muy difícil para quedarte embarazada”

¿Cómo os sentís cuando os dicen que no vais a lograr algo, que es imposible? En este vídeo os dejo mi experiencia cuando me dijeron que lo tenía realmente difícil para quedarme embarazada, así como de los miedos que nos surgen ante el embarazo y la maternidad.

Este vídeo es de una charla en  “Excelencia ToastMasters”, club internacional de oratoria y liderazgo, presente en más de 100 países, al que pertenezco y con el que estoy aprendiendo muchísimo. Si os interesa el tema podéis ver más información aquí o preguntarme.

Os dejo también el texto escrito:

“Si tuvieseis una máquina del tiempo y pudieseis volver a algún momento de vuestra vida, para volver a vivirlo, a saborearlo o a cambiarlo ¿Cuál sería?
Yo elegiría varios, pero los que más satisfacción me han causado son aquellos en los que me han dicho “no lo lograrás, es muy difícil, es prácticamente imposible”
¿Y por qué iba a querer volver a esos momentos en los que se me planta un muro delante? Pues precisamente para repetir justo lo que hice: DERRIBARLO Esos son los momentos que han marcado un cambio en mi vida, que me han fortalecido, quizá no siempre he logrado llegar a la meta, después de saltar el muro he podido caerme, o encontrar un camino con otra meta más interesante, pero lo importante ha sido que me he movido, que no me he quedado detrás de ese muro de los lamentos, frío y sólido. “no lo conseguirás, es muy difícil, es prácticamente imposible, no te compliques”
Cuando estaba en la universidad decidí que el último año quería hacer todas las asignaturas del año en un solo semestre, y así dedicar el otro a viajar, divertirme y planificar el futuro. Todos mis compañeros me decían que estaba loca, que no iba a lograrlo, que era imposible y muy arriesgado, ya que sino aprobaba en febrero tendría que esperar a septiembre para volver a examinarme. Pero lo logré y aunque el primer semestre fue muy duro, no os podéis imaginar lo que disfruté de mi semestre sabático.
Este ejemplo ahora me parece muy lejano, ya que no hace mucho que oí esas palabras de nuevo, esta vez venían de los médicos: me dijeron que debido a una serie de problemas hormonales y de otro tipo, que no estaban mejorando con la medicación, “lo iba a tener muy difícil para quedarme embarazada, que era prácticamente esteril”. En ese momento tenía fe ciega en ellos así que recuerdo salir del hospital con el estómago encogido y un nudo en la garganta, deseando llegar a casa para desatarlo. A pesar de que no tenía pensado tener hijos aun, ese mismo día decidí preparar mi mente y mi cuerpo para cuando llegase el momento, y estar lista para todo. Encontré un remedio natural para regular las hormonas, lo consulté con mi médico y no vio problema en que comenzase a tomarlo. Mientras tanto la vida siguió su curso, el verano pasado me casé y me fui de luna de miel con un “pack completo” de náuseas, vómitos y cansancio.
(No sé si esta vez el muro realmente lo derribé yo o es que era más pequeño y frágil de lo que me habían hecho creer)
Con el embarazo todo cambia, nunca había dormido tan poco, jamás me había visto tan gorda, pero en vida pensé que podría estar tan feliz.
A pesar de irradiar felicidad, en este camino a la maternidad no dejo de encontrarme con un muro, esta vez es muro puesto ahí por mi propia mente, por mí. Es el muro que llena estanterías con libros de autoayuda, es un muro invisible, y por tanto más difícil de derribar, es el muro del miedo: Seré buena madre? Sabré hacerlo? Podremos darle todo lo que necesita? Y como sabré que es lo mejor para él? Donde voy a aprender todo esto? Y si algo sale mal? Sabré afrontarlo? Será feliz? Estará sano?
¿Y cuando crezca? A qué colegio le llevaré? Que valores quiero transmitirle?

Y luego todo lo que te dicen: Te va a cambiar la vida, prepárate para no dormir, se te acabó eso de viajar…Por supuesto que me va a cambiar la vida! Pero, ¿por qué son tantos los que resaltan lo malo? ¿Será por eso que hemos pasado del famoso hijo y medio por familia al 0.86 por familia?

En estas 30 semanas de embarazo (sí ahora cuento el tiempo en semanas), he consultado libros, foros, páginas web, revistas, documentales, he hablado con amigas, con otras madres! He buscado respuestas en todas partes. Mi marido dice que soy una gran investigadora. Tengo hasta cuatro aplicaciones distintas bajadas sobre el embarazo que me aportan datos tan interesantes como que ahora mismo mi bebé tiene el tamaño de una mata de apio. Libros y teorías hay de todo tipo, que si tu bebé llora que le dejes que llore- o que no que le tengas en brazos, que duermas con él que no, lactancia si – lactancia no; epidural si epidural no, lo de las vacunas ya ni me lo planteo, que como afrontar las rabietas…así no hay quien se aclare.

Al final, me he dado cuenta de que para responder a esas preguntas y derribar el muro tan solo debo volver a al planteamiento inicial “Si tuviese una máquina del tiempo para volver a algún momento de mi vida, ¿Cuál sería?”. Sería cualquier momento con mi madre. Ahí está la respuesta a todas mis dudas, ella será mi inspiración. Solo tengo que pensar en cómo ella junto con mi padre nos han apoyado siempre en todo, en su afán de superación y su generosidad infinita.
Ahora es cuando empiezo a darme cuenta (y lo que me queda…) de lo que realmente es mi madre para mí (enfermera, profesora, cocinera, peluquera, hasta humorista o cheerleader)
Es ahora cuando valoro esos ratos que pasaba jugando, hablando o estudiando con nosotras a pesar de llegar agotada del trabajo, y siempre con una sonrisa.
Ahora es cuando empiezo a entender su preocupación cuando nos poníamos enfermas y se pasaba las noches en vela a nuestro lado, o cuando salíamos de fiesta y se pasaba de nuevo la noche en vela hasta ver que llegábamos bien a casa.
Es ahora cuando me emociono al reconocer en su rostro la ilusión por compartir un viaje, un paseo o simplemente un café con sus hijas.
Y por fin entiendo que hace 34 años su vida cambió y comenzó a girar sobre otro eje, del mismo modo que está a punto de cambiarme a mí en unas semanas.

Y si ahora os pudieseis meter en la máquina del tiempo y elegir una situación que os gustaría vivir en el futuro cual sería?
La mía sería ver a mi hijo hecho un adulto feliz e independiente, con un montón de muros derribados a sus espaldas y siempre en posición de saltar o derribar otro nuevo.

Plural: 2 Comentarios Añadir valoración

  1. Eva dice:

    Q bien Lore!enhorabuena x tu embarazo!mi pequeñín ya tiene nueve meses y es una pasada xo los miedos de los q hablas siguen ahí, así q si consigues derribar ese muro ya me contarás. Me gusta seguirte y tenemos q vernos algún día. Un besazo

    1. pepichocls dice:

      Enhorabuena! A ver si coincidimos en Leon y nos tomamos algo y así me presentas a tu peque 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *