Cómo preparar una boda y no morir en el intento (II): El vestido y el fotógrafo

en

ramo¿Qué hacer cuando ya tienes la fecha y el lugar para la boda? Muchos creen que con esto ya lo tienes todo (eso creía mi marido…), pero en realidad los preparativos no han hecho más que empezar, y cuanto más vas organizando más cosas te das cuenta de que te faltan, y es que realmente puedes planear cada detalle hasta el infinito, menos mal que nosotros solo teníamos 7 meses, porque si no se nos hubiera ido de las manos…
Por suerte las navidades dieron para mucho. Aprovechando las cenas y reuniones con familiares y amigos fuimos dando la noticia a todos y organizando nuestra lista de invitados, pude empezar a ver vestidos de novia, buscar fotógrafo y coger algunas ideas sobre la música.

¡Nos casamos! “Save the date”
Para dar la noticia a mis amigas diseñé una corbata para botella con nuestra foto, la fecha y la frase “Nos casamos”, y durante una cena con ellas se la di al camarero para que la colocase en la botella de vino que pidiésemos. ¡Fue muy divertido ver sus caras! A nuestros padres les dimos un par de fotos prácticamente iguales en las que salíamos los dos, y tenían que buscar las diferencias, la más obvia es que en una aparecía con el anillo de pedida y en otra no.

pedidabotellero

El fotógrafo
baileBuscar fotógrafo fue una tarea bastante más difícil pero en la que Internet fue mi gran aliado. Existen un montón de blogs, páginas webs y aplicaciones para bodas en las que puedes localizar proveedores, gracias a esto pude ver fotos de otras bodas y hacerme una idea del estilo que me gustaba. Una vez que se tiene eso claro es el momento de ver que fotógrafos en tu provincia (o que estén dispuestos a desplazarse) encajan. La dificultad viene sobre todo en cuanto a la disponibilidad, ya que contratar el fotógrafo es una de las primeras cosas que se hacen en cuanto sabes la fecha y es fácil que el que te guste ya esté ocupado. Nosotros tuvimos suerte en ese aspecto y pudimos encargar nuestras fotos a CruzCampa, que tiene un estilo fresco y juvenil.

preboda Después de quedar con ella por primera vez ya supimos que habíamos acertado, y le encargamos las fotos de boda y de pre-boda.Las fotos de pre-boda son unas fotos más informales y me parece un momento perfecto para establecer cierta complicidad con el fotógrafo, antes del gran día, en un ambiente más relajado.

postbodaOtro fotógrafo que nos había gustado mucho, sobre todo por sus fotos de post-boda y sus retratos fue Gus Geijo, todo un artista, y tuvimos la suerte de que uno de los regalos de boda consistiese en unas fotos de estudio y la postboda en la playa con él.

El vestido de novia
Esto sí que fue más fácil de lo que yo pensaba. Muchas chicas tienen clarísimo cual es el vestido de sus sueños, pero este no era mi caso, no tenía ni idea de lo que quería, de lo que podría quedarme bien y jamás me había parado a pensar en ello, pero con mi vestido tuve un flechazo. Antes de visitar tiendas, volví a echar mano de internet, concretamente de la app de bodas.net y me dirigí a las tiendas más recomendadas en León. La primera fue Alicia Novias, y aunque luego visité más (tanto en León como en Madrid), esas visitas tan solo sirvieron para reafirmarme en que mi vestido de novia lo iba a comprar allí por varios motivos: trabajan con varios diseñadores y puedes ver vestidos de todos los estilos, el trato y el asesoramiento es el mejor que recibí, y además me enamoré de los vestidos de YolanCris que tan solo ellos en León tienen.
En la primera toma de contacto, Cari, la dueña se sentó conmigo, hablamos de cómo sería mi boda, dónde, en qué época, como era mi novio, etc, y en base a esos datos ella me hizo recomendaciones. Yo elegí varios vestidos para probarme, y la dejé escoger a ella otros en según su criterio, y se nota que sabe de lo que habla, porque los suyos fueron todo un acierto.

Me probé varios estilos, pero como os he dicho, me quedé enamorada de la colección de YolanCris, que además tiene la ventaja de que puedes escoger un modelo y adaptarlo a tus gustos. Yo finalmente y tras varias pruebas me decanté con el modelo Airina, una maravilla en guipur, seda y crochet pero con algunos cambios principalmente en el escote.


Aún seguían quedando muchas cosas por organizar, así que lo pusimos todo en una hoja de cálculo y le fuimos asignando prioridades a cada tarea, presupuesto y fechas límite. Os recomiendo hacer algo así porque nos resultó muy útil y es una buena manera de repartir y compartir las tareas sin agobios.
En próximos posts seguiré contándoos más detalles sobre la organización de la boda (invitaciones, peluquería, maquillaje, la web de bodas, las alianzas, el ramo, el coche, los zapatos…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *